Conoce las claves para criar niños felices

0
13

¿Acaso los niños son felices por naturaleza? No, claro que no. Los niños son los que mejor se dan cuenta de todo lo que les rodea. Si hay algo que no les guste, llorarán, estarán de mal humor o no querrán hablar con sus padres.

¿Cuál es el secreto para criar a un niño feliz?

Lograr criar a un niño feliz es un trabajo muy duro, pero no imposible. Para conseguirlo existen una serie de claves que hay que adoptar durante su crecimiento, como su guía. Los padres también juegan un papel muy importante a la hora de ayudarles a aceptarse a sí mismos, y esto es algo que solo se consigue con trabajo duro.

El primer paso es ayudarles a tomar decisiones. Claro que un padre está cansado cuando termina el trabajo y al llegar a casa lo único que le apetece es descansar. Sin embargo, muchas veces los niños encuentran en los padres el guía que necesitan para tomar una decisión importante. Así pues, escucha lo que tú hijo tenga que decirte y ayúdale a que tome la decisión adecuada, pero sin intervenir demasiado, para que aprenda a hacerlo por si mismo.

La educación de un niño comienza desde el momento de su nacimiento, y es cosa de dos. Es bueno que los más pequeños de la casa tengan un poco de autonomía, pero dentro de unos límites. Márcale esos límites según la edad que tenga, respetando su espacio. Si tu hijo quiere aprender a cocinar, déjale que aprenda, dejándole un poco de margen. Si necesita ayuda, te la pedirá cuando llegue el momento.

Un error que comenten muchos padres es el de intentar compensar a sus hijos, y esto no es bueno. Un padre que no pasa mucho tiempo con su hijo se lo suele compensar con un regalo u obsequio, algo que malacostumbra al niño y no le ayuda para nada a ser feliz. Un hijo/a debe entender porque sus padres no siempre pueden estar a su lado y cuando es el momento idóneo para contar con ellos.

Por último, es importante hacer entender a tu hijo/a cuando las cosas están mal. El que no reciba nunca un castigo no es un método adecuado de educación. Si ha hecho algo mal, siéntate a su lado y explícale porque está mal. Además, el castigo nunca debe ser demasiado excesivo por lo que haya hecho, o podría sentirse frustrado.

Dejar respuesta