Delincuencia tradicional y su impacto en la delincuencia online

0
157

El implante del sistema EMV en las tarjetas de crédito y débito supone un duro golpe para la delincuencia tradicional. A medida que la lucha contra los delitos de fraude tradicional se hace más severa, a través de esta y otras medidas, se prevé que los intentos de defraudar a través del comercio electrónico se verán aumentados en un futuro próximo.

Estamos viviendo una era en la que la tecnología, así como el consumo, se hacen cada vez mucho más rápidos. En consonancia, el delincuente online también se mueve más ligero que nunca. No obstante, de los datos obtenidos en años anteriores, podemos extraer patrones que los comerciantes deben tener en cuenta de cara al próximo año 2017.

Aunque estudios pasados preveían que estaba creciendo la automatización en la prevención del fraude online, no se esperaba que los delincuentes se tomaran con tanto entusiasmo este desafío. Pero lo cierto es que sí. Datos como el creciente aumento en la expansión de los botnets, y de otras maneras de defraudar de forma automatizada, nos hacen ver que los estafadores son bastantes conscientes de las ventajas del desarrollo tecnológico. En contrapartida, los comerciantes deberían aprovechar este salto tecnológico en beneficio propio porque, en caso contrario, se verán gravemente perjudicados por la habilidad de los delincuentes en línea.

La llegada del sistema EMV

En 2015 se apuntó a que el fraude online se vería incrementado tras la fecha límite para la adopción de las tarjetas EMV, cuya seguridad mejorada en las tiendas físicas, puede hacer que los delincuentes apunten hacia los comerciantes minoristas en línea.

Si bien es cierto que ha habido numeros retrasos y problemas de diversa índole en el proceso de adopción de las tarjetas EMV, los delincuentes online han demostrado estar a la altura de las circunstancias, actuando en protección de sus propios (e ilegítimos) intereses.

Desafortunadamente, los expertos piensan que lo peor está todavía por llegar. Informes recientes apuntan a que solo el 29% de los comercios estadounidenses pueden aceptar la tarjeta EMV, lo que apunta a que esto no es más que el comienzo del fraude en línea, que se verá notablemente aumentado para 2017.

El más rápido cumplimiento por parte del comerciante

En el año 2015 se observó que la atención de los e-commerce su centró princiapalmente en el reto del cumplimiento con el cliente, no basta solo con poner en práctica estrategias para aumentar las ventas de una tienda online, además es importante ofrecer una entrega rápida. La importancia de la entrega a través de avión, el crecimiento de Amazon Prime Now, y el hecho de que el 80% de los compradores prefieren que los minoristas hagan el envío en el día, confirman esta teoría. Todas las teorías apuntan a que en 2017 se van a hacer notables esfuerzos para que la lucha contra el fraude se haga en términos positivos a nivel general, permitiendo que las órdenes se cumplan de forma más rápida y menos agresiva.

La integración del marketing omni-channel

El marketing omni-channel ofrece una experiencia continuada al usuario, que puede interactuar con la empresa con independencia de a través de qué canal lo haga (físicamente, a través del teléfono, por aplicación móvil, por el PC, etc.). El objetivo del marketing omni-channel es que la experiencia del cliente sea integrada, y no por partes.

Pues bien, lo cierto es que tal como se preveía, el omni-channel ha cobrado especial importancia a lo largo de 2016. Esto supone un desafío para el comerciante, que tiene que ofrecer una experiencia fluida para sus clientes, toda vez que ha de prevenir el fraude en línea. De tal forma que el inventario y el cumplimiento deben estar más unidos que nunca en todos los canales, y los sistemas de prevención del fraude tienen que compartir su información en varios canales diferentes.

La creciente importancia del móvil: lo primero, evitar el fraude

Si un canal se ha visto enormemente incrementado en los últimos años, es la utilización del móvil para las compras online. Se trata de un arma de doble filo, porque a su vez este medio ofrece más opciones que cualquier otro a los delincuentes. Esto se debe a que el móvil forma parte tan importante de nuestra vida cotidiana, que contiene gran cantidad de información personal y financiera de su dueño.

Así las cosas, los comerciantes deben tomarse cada vez más en serio la prevención del fraude a través del móvil. Si nos basamos en las tendencias del comercio electrónico que ya sabemos, sabemos que las normas y los conocimientos que poseemos no son suficientes. De forma que el e-commerce tiene que continuar estudiando los patrones de sus clientes, utilizando sus sistemas para estos fines y no para otros menos importantes.

Los teléfonos móviles ofrecen una ventaja en la lucha contra el fraude, y es que ofrecen servicios de los que solo ellos disponen, tales como el GPS. Estas técnicas pueden ser muy provechosas según el caso a explorar.